jueves, 24 de septiembre de 2020

Ritual equinoccio de otoño (despidiendo el verano y cerrando el ciclo)

Siempre hemos creído en la importancia de que los niños crezcan conectados con el ritmo. La vida está llena de ritmo: la respiración (inhalar y exhalar), el día (el día y la noche), el ritmo semanal, las fases de la luna, el ciclo menstrual… y por supuesto, el ritmo de las estaciones (otoño, invierno, primavera y verano).

Esa conexión nos conecta con la vida (y la muerte), por eso creemos que es tan importante crecer conectados con el ritmo cíclico de las estaciones y no perder esa conexión nunca.

El ritmo cíclico de las estaciones representa muy bien el ciclo de la vida: nada es eterno, todo tiene un principio y un fin, y ese marcará otro nuevo inicio.


Así lo podemos ver en las estaciones, para nosotras el verano es el fin del ciclo. El verano es expansión, es energía, es como una fiesta para la que nos hemos preparado el resto del año.

En otoño un nuevo ciclo comienza, toda esa energía y expansión comienza a recogerse, para conectar con nuestro interior en invierno y poder volver a florecer y resurgir en primavera, que con toda esa energía nos volverá a llevar a un nuevo verano.

Muchas veces no queremos que el verano acabe, no queremos despedirnos de él, no queremos empezar un nuevo curso,…. Porque nos hemos aferrado a todas esas cosas bonitas que hemos vivido durante ese año (ciclo) y la maravillosa 'fiesta' que vivimos en verano. Porque aunque pienses que este ha sido un año pésimo por el Covid, si te pones a pensarlo bien, seguro que has vivido cosas maravillosas.

Ritual equinoccio otoño

Por eso, antes de empezar a conectar con el otoño, sería maravilloso que tomaras 5 minutos para conectar con todo lo bueno que te ha regalado este ciclo. Anótalo en un papel y conecta con la gratitud. Que sí, que seguro que el Covid te ha quitado un montón de cosas, pero no te centres en eso, conecta con lo que sí te ha nutrido.

Dicen que la gratitud está ligada a la abundancia, así que si te centras en lo bueno, el Universo se encargará de darte cosas buenas. Quizás esta teoría del poder de la atracción, te suene un poco a chino, pero lo que no podemos obviar es que cuando pensamos en positivo, estamos más contentos, más enérgicos, nuestra frecuencia es más alta,… así que si el agradecer puede ayudarte a conectar con tu bienestar, será cuestión de ponerlo en práctica, no?

Aunque el equinoccio de otoño tuviera lugar el pasado martes, te invitamos a que si lo sientes, pongas en práctica este ritual. Solo necesitas una vela, el papel donde hayas anotado todo aquello que agradeces y un momento de conexión. Puedes enrollar el papel alrededor de la vela y que así se queme a la vez que la vela se va consumiendo.

En nuestro caso, nosotras quemamos el papel con todo lo bueno del curso anterior junto a los papeles de agradecimiento de las familias que también quisieron compartir con nosotras ese momento de gratitud. Para ello, durante el fin de curso, preparamos un pequeño espacio donde las familias que lo deseaban podían escribir todo aquello que les había regalado este curso.

Como eran demasiados papeles para envolverlos en la vela, los quemamos con la llama de la vela de forma manual, mientras sonaba un bonito mantra y disfrutamos de un momento de meditación centrado en la gratitud.


Y así, desprendiéndonos de todo lo que ha sido el curso anterior y sin pensar en lo que pudo haber sido y no fue, nos despedimos del verano con gratitud, cerrando el ciclo, agradeciendo y sabiendo que el fin de dicho ciclo es el inicio de otro que seguro que nos traerá cosas maravillosas.

¡Feliz otoño!

Si quieres recibir cómodamente más información sobre actividades inspiradoras, por favor, date de alta en nuestra newsletter.


Si lo que buscas es un sitio para tu hijo o un lugar que te ayude a crecer como acompañante (ya seas pa-madre, abuel@, maestr@,...) puedes consultar nuestros servicios actuales (escuelitatalleres familiarescasalesCafés Pedagógicos) o contactar directamente con nosotras. 
Si crees que esta información puede ser útil a otras personas y proyectos, por favor, compártelo.

¡Y recuerda que otra realidad educativa es posible!

martes, 17 de marzo de 2020

Piensa en positivo -para cuidar tu salud mental-

Ya es oficial, toda España está confinada, y eso implica un cambio en la rutina de cada uno de nosotros. Cambios que seguramente muchos ya hace unos días que vivimos y que pueden tener un gran impacto en nuestra salud mental. Por eso, hoy te traemos una propuesta, reto o movimiento (ponle el nombre que tu quieras) para ayudarte en este proceso.

¿Para qué es el reto?

Es un reto para cuidar tu salud mental. El ser humano tiende a fijarse más en las cosas negativas y es importante que durante este proceso de confinamiento esto no sucesa. Por eso te proponemos entranarte para centrar la mente en las cosas buenas (que sí, que estar encerrados en casa también puede tener cosas buenas, es cuestión de saber verlas).

¿En qué consiste el reto 'Piensa en positivo'?

Es muy sencillo. Solo tienes que escribir algo bueno cada día. Céntrate en escribir algo sobre tu propia familia, algo que estés experimentando en casa y que puedas estar viviéndolo así por estar confinado en casa (por ejemplo: hemos podido disfrutar del desayuno, la comida y la cena todos juntos sin prisas; o por ejemplo: he podido preparar una sana comida sin precocinados porque ahora tengo más tiempo). 
Puede que al principio te cueste un poco, pero seguro que día a día vas aprendiendo a valorar más esas cosas buenas (y no te obceques tanto en las malas).

¿Por donde empiezo?

Te hemos preparado unos imprimibles gratuitos para que puedas empezar a disfrutar del reto hoy mismo.
Los podrás encontrar en los siguientes links:
  • El mandala 'piensa en positivo' aquí. Puedes colocarlo en un lugar de la casa donde puedas verlo fácilmente 
  • El calendario semanal (semana 1 aquí, semana 2 aquí y semana 3 aquí). Hemos incluido 3 semanas (porque ya están diciendo que esto se va a alargar más de 15 días). Si fuera más tiempo, ya incluiremos el resto de semanas que sean sobre la marcha.
Ahora solo necesitas buscar dos minutos al día para anotar cosas buenas que está regalando el confinamiento. Al principio seguro que necesitas analizar todo el día para encontrar algo bueno, pero a medida que vayan pasando los días, sabrás valorar ese momento justo cuando lo estés viviendo y querrás ir a anotarlo.
También estaría genial que cuando acabe la semana, leas todo lo bueno que has anotado y agradezcas al universo (o a quien tu quieras: Dios, al destino,...) por regalarte esos momentos.

¿Y si no tengo impresora en casa?
Pues no pasa nada, puedes coger una libreta pequeña que tengas en casa y utilizar una hoja cada día para anotar algo bueno o unos folios y crear tu propio calendario
Y si te animas, incluso puedes crear tu propio mandala y añadirle la frase 'Piensa en positivo' para tener más presente el reto. 
Algo físico y tangible, siempre ayuda a poder llevar a cabo algo tan abstracto como el 'agradecimiento' o el 'pensamiento positivo'.

¿En serio crees que esto no vale la pena?

Cuando vivas momentos de bajón, leer tus pensamientos positivos puede ser tu mejor medicina. Además, si finalmente esta situación se alarga mucho tiempo, pensar en las cosas buenas que puedes seguir viviendo, también puede ayudarte a llevar mejor el 'encierro' en casa.

Beneficios de pensar en positivo

Si aún tienes dudas sobre si esto sirve para algo, ahí van algunos beneficios que puede reportarte seguir este reto (beneficios según el artículo 'The role of positive emotions in postive psychology' de la psicóloga estadounidense Barbara L. Fredrickson)
  • Disminuye el índice de depresión y angustia
  • Aumenta la resistencia a enfermedades físicas
  • Aumenta la capacidad para recuperarse de experiencias estresantes de manera rápida y eficiente
  • Mejora la capacidad de aprendizaje
  • Crea espirales ascendentes para mejorar el bienestar emocional a lo largo del tiempo
  • Aumenta la capacidad para formar relaciones
  • Aumenta la esperanza de vida

Llenemos de pensamientos positivos este difícil momento

#retopensamientopositivoSolets


Si quieres recibir cómodamente más información sobre actividades inspiradoras, por favor, date de alta en nuestra newsletter.

Si lo que buscas es un sitio para tu hijo o un lugar que te ayude a crecer como acompañante (ya seas pa-madre, abuel@, maestr@,...) puedes consultar nuestros servicios actuales (escuelitatalleres familiarescasalesCafés Pedagógicos) o contactar directamente con nosotras. 
Si crees que esta información puede ser útil a otras personas y proyectos, por favor, compártelo.

¡Y recuerda que otra realidad educativa es posible!



jueves, 31 de octubre de 2019

DIY: Tutorial calabazas de lana cardada

El mes de octubre es el mes de las calabazas y también está marcado por la festividad de Halloween. Por eso nos parece especialmente interesante compartir contigo este tutorial para elaborar calabazas con lana cardada, una manualidad muy sencilla y a la vez muy entretenida. No hace falta ser una experta, solo un poco de tiempo y ganas de crear. Trabajar la lana cardada es muy entretenido y muchos hablan del poder terapeutico de crear con materiales naturales. ¿Te animas a probar?

Son geniales como decoración de Halloween, para tu mesa del otoño si tienes una mesa de las estaciones de estilo Waldorf o incluso como complemento de juego de la cocinita.

¿Qué necesitas?

Paso a paso


1. Coge una tira de lana cardada de relleno (variará en función del tamaño que quieras la calabaza), extiéndela sobre la base de espuma para afieltrar y prepara la aguja de abatanar.
2. Enrolla la tira de lana.
3. Pincha con la aguja de abatanar un poco para fijar el rollito.

4. Coge otra tira de lana cardada de relleno y coloca el rollito en el sentido contrario al que lo has enrollado anteriormente
5. Enróllalo metiendo todas las puntas hacia el centro sobrantes hacia el centro
6. A medida que vayas enrollando, ves pinchando para fijarlo.
7. Al final tiene que quedarte una bola blandita.

8. Pincha el centro de la bola hasta que se ponga duro. Luego gira la bola y haz lo mismo por el otro lado para que las fibras de el centro de la bola queden bien entrelazadas.

9. Coge una aguja normal con hilo (que la hebra sea grande) y pincha el centro de la bola (por la parte que hemos estado pinchando anteriormente)
10. Saca la aguja y vuelve a pinchar por abajo.
11. Estira bien el hilo y verás como se empiezan a formar las secciones de la calabaza.
12. Repite este paso para crear todas las secciones que quieras en la calabaza (mejor si son irregulares, así le darás un toque más real).
13. Una vez que tengas todas las secciones, remata el hilo con un par de puntadas y corta el hilo sobrante.
14. Con la aguja de abatanar normal o gruesa pincha el contorno de las secciones (justo por donde pasa el hijo).
15. Una vez que hayas acabado verás como la calabaza empieza a tener más consistencia y las secciones están más definidas.

16. Llega la hora de ponerle color. Lo haremos por secciones. Coge un trozo de lana del color que quieras tu calabaza y fíjalo pinchando con la aguja normal la parte de arriba.
17. Ahora toca ir fijando los laterales. Pincha todo el contorno que has hecho anteriormente (por donde pasaba el hilo). Primero un lado, luego el otro y por último, la parte de abajo.
18. Para fijar mejor la lana de color, pincha la parte central de cada sección con la aguja de abatanar fina.
19. Repite los pasos en cada sección de la calabaza.
20. Para darle más realismo, añade otros tonos complementarios a la calabaza. Si la haces naranja, puedes añadirle tonos verdosos, marrones o amarillentos. Coge muy poca lana y ábrela suavemente con los dedos.
Te recomiendo que combines los siguientes colores:

  • Naranja brillante 621 aquí
  • Amarillo medio 029 aquí
  • Naranja rojizo 619 aquí
  • Verde lima 030 aquí

21. Colócala encima de la sección. Si la has abierto bien, la calabaza cogerá otro tono y el naranja quedará más difuminado.
22. Pincha con la aguja de abatanar gruesa los laterales de cada sección y con la aguja de abatanar fina la parte central de cada sección.
23. Puedes añadir diferentes colores difuminados en cada sección o añadir más de uno en cada sección. De calabazas hay de muchísimos tonos y diseños, así que anímate a explorar.

24. Para hacer el rabito de la calabaza necesitaremos un poco de agua caliente y añadirle trocitos de jabón para que se disuelvan y se vuelva un agua jabonosa. Y además, un poco de lana de color. En el tutorial hemos mezclado lana verde primavera-607 aquí y marrón-016 aquí.
25. Enrolla la lana para formar un rollito largo y fino.
26. Añade un poco de agua jabonosa caliente.
27. Amasa el rabito con fuerza y velocidad sobre el papel de burbuja. Cuando tenga un poco de consistencia puedes frotarlo entre tus dos manos, pero es importante que dejes un extremo sin prensar.

28. Deja secar el rabito en la forma que desees.
29. Una vez seco estará listo para fijarlo. Necesitarás añadir un poco de lana en el extremo del rabo.
30. Pincha todo el contorno con la aguja de abatanar gruesa añadiendo el troz de lana alrededor.

Y… ¡voilà! Ya tienes tu calabaza

Puedes encontrar todos los materiales en Jugar Contigo online o en su showroom-tienda ubicado en Ripollet (Barcelona) [C/del Sol, 5] que encontrarás abierto todos los martes de 10 a 13:30h y de 15:30 a 20h. 

Realmente puedes crear calabazas de todo tipo mezclando colores.

Si quieres leer más sobre recursos naturales para jugar con el otoño y los niños, te invitamos a leer este post.

Si quieres recibir cómodamente más información sobre actividades inspiradoras, por favor, date de alta en nuestra newsletter.

Si lo que buscas es un sitio para tu hijo o un lugar que te ayude a crecer como acompañante (ya seas pa-madre, abuel@, maestr@,...) puedes consultar nuestros servicios actuales (escuelitatalleres familiarescasalesCafés Pedagógicos) o contactar directamente con nosotras. 
Si crees que esta información puede ser útil a otras personas y proyectos, por favor, compártelo.

¡Y recuerda que otra realidad educativa es posible!

lunes, 23 de septiembre de 2019

¿Cómo ayudar a los niños a conectar con los árboles de forma creativa?

Vivimos en la era de la conexión tecnológica donde una de las premisas es estar conectados a todo en todo momento. Sin embargo, esto ha hecho que desconectemos de una de las cosas más importantes: la naturaleza. 

Conseguir que los niños conecten con ella muchas veces no resulta tarea fácil, ya que desde bebés han crecido en ambientes cerrados, ‘limpios’ y ‘seguros’; alejados del contacto directo con la naturaleza. 

Hoy te invitamos a descubrir esta propuesta creativa para que los niños se reconcilien con lo que muchas culturas han considerado el símbolo de la vida, los árboles

¿Conoces los beneficios del contacto con los árboles? 

Existen diferentes culturas milenarias, e incluso hoy en día hay muchos estudios científicos, que hablan del poder terapéutico de abrazar a los árboles, por ejemplo, gracias a las buenas vibraciones que transmiten a nuestro organismo equilibrándolo (aunque a nosotros nos parecen imperceptibles). 

En sus estudios científicos, Matthew Silverstone habla de diferentes beneficios del contacto con los árboles: 
  • Disminuye el estrés y la tensión muscular derivada de este 
  • Libera las tensiones y ayuda a conectar emocionalmente 
  • Relaja y mejora el estado anímico, liberándonos de pensamientos negativos 
  • Calma la ansiedad 
  • Mejora la concentración 

Propuesta creativa para conectar con los árboles 

Esta propuesta creativa la realizamos con niños de entre 4 y 8 años durante el casal de verano, pero es una propuesta que puede realizarse en cualquier época del año. 

¿Qué necesitas? 

  • Buscar un lugar donde haya árboles 
  • Arcilla (puedes encontrar aquí
  • Un cesto y unas tijeras para recolectar tesoros naturales 

Propuesta creativa 

  • Primero invitamos a los niños a pasear y observar detenidamente la naturaleza para recolectar 'tesoros'. Aquí todo vale: hojas, palitos, piedras, flores, plumas, piñas,… 

  • Una vez lo hayan recolectado, se pone en común para vez de qué elementos disponemos. 

  • Abrimos la arcilla y la ponemos a disposición de los niños en trozos para que puedan usarla a modo de ‘pegamento’ 

  • Invitamos a los niños a decorar los árboles, ponerles caras, adornarlos,… o simplemente como lienzo de cualquier tipo de obra. Aquí es fundamental dejar volar la imaginación.

I tachán! Seguro que aparecen árboles preciosos. Como solo habremos usado materiales naturales, podemos dejar los árboles así decorados y que sea la lluvia y el viento quien se encargue de borrar las obras. Aquí no hay problema de contaminación ya que cuando los elementos caigan al suelo, se degradarán para así acabar volviendo a la tierra de la que han salido. 



Puede parecer sorprendente, pero hay niños que ni siquiera querían tocar los árboles porque decían que había hormigas y que les podían picar. Obviamente era miedo a lo desconocido porque hemos perdido ese contacto con lo natural, pero una vez que se sumergen en la propuesta, todo esto se olvida y todo empieza a fluir. 

¿No te parece una maravillosa opción para que los niños se reconcilien con el contacto con los árboles? Además, si te animas, tú como adulto, también puedes participar. Quizás te ayude a volver a conectar con la naturaleza y algún día también acabes disfrutando de abrazar a los árboles.

Si realizas la propuesta, nos encantará leer tus comentarios y saber qué te ha parecido.
.............................
Si quieres recibir cómodamente más información sobre actividades inspiradoras, por favor, date de alta en nuestra newsletter.

Si lo que buscas es un sitio para tu hijo o un lugar que te ayude a crecer como acompañante (ya seas padre, madre, maestro, abuelo, etc.) puedes consultar nuestros servicios actuales (escuelitatalleres familiares Cafés pedagógicos) o contactar directamente con nosotras. Si crees que esta información puede ser útil a otras personas y proyectos, por favor, compártelo.

domingo, 28 de julio de 2019

Receta galletas sin huevo estilo 'cookies'


Este mes nos hemos propuesto compartir contigo algunas de las recetas que estamos haciendo en el casal con los niños para que tú también puedas hacerlas en casa con ellos si te apetece. Cualquier momento del año es un buen momento para cocinar juntos, pero normalmente las vacaciones de verano suelen ser una gran oportunidad porque seguro que tenéis más tiempo para disfrutar juntos.

Hoy te dejamos la receta de unas sencillas galletas sin huevo. En esta ocasión hemos optado por esta receta porque uno de los niños que teníamos es alérgico al huevo, y aunque puede comerlo siempre que esté bien cocinado, no puede manipularlo.


Las cantidades que te ponemos están pensadas para hacer unas 10 galletas grandes o 20 de tamaño medio.

Recuerda que, si prefieres hacer más o menos raciones, tendrás que modificar las cantidades. Como siempre decimos, la cocina es el mejor lugar para poner en práctica las matemáticas porque los niños más grandes pueden calcular las proporciones en función de las raciones que quieras.


¿Qué necesitas?


·                     330 gr harina (de la tipología que prefieres. Nosotros utilizamos de espelta)
·                     200 gr mantequilla a temperatura ambiente
·                     70 gr azúcar
·                     1 cucharada esencia de vainilla (si prefieres una opción más natural puedes añadir ralladura de limón o naranja)
·                     Pepitas de chocolate para decorar (opcional)
·                     1 bol y 1 espátula de silicona


¿Qué pasos hay que seguir?


1. Precalienta el horno a 170ºC
2. Trocea la mantequilla a dados pequeños. Es muy importante que la masa esté a temperatura ambiente para poderla malear fácilmente.
3. Añade la mantequilla troceada en un bol junto al azúcar y mezcla con la espátula de silicona
4. Añade la harina a la mezcla. Mejor si la tamizas para evitar grumos. Mezcla con la espátula.
5. Por último, añade la esencia de vainilla o ralladura natural.
6. Ha llegado el momento de pringarse. Ahora toca amasar la masa con las manos hasta que te quede una gran bola homogénea.

Nosotras siempre que amasamos lo hacemos cantando una sencilla canción que vamos repitiendo: “Amassa la massa, amassa-la bé. Amassa la massa, amassa-la fort” Si eres castellano parlante, la traducción sería “Amasa la masa, amásala bien. Amasa la masa, amásala fuerte”.

7. Divide la masa en pequeñas bolas en función del tamaño que quieras las galletas (ten en cuenta que en el horno crecerán un poco)
8. Para crear las galletas con un estilo más casero amasamos las bolitas directamente con la mano, pero si prefieres también puedes hacerlo con un rodillo.
9. Decora las galletas colocando las pepitas en las galletas.

10. Pon las galletas en una bandeja y mételas en horno durante 15-20 minutos. Es importante que no coloques las galletas muy juntas porque crecerán un poco y sino acabarán uniéndose todas.

¡Enhorabuena! Tus galletas están listas


Antes de sacarlas de la bandeja, déjalas enfriar para evitar que se rompan.

Si pruebas la receta, nos encantará leer tus comentarios y saber qué te ha parecido.
.............................
Si quieres recibir cómodamente más información sobre actividades inspiradoras, por favor, date de alta en nuestra newsletter.

Si lo que buscas es un sitio para tu hijo o un lugar que te ayude a crecer como acompañante (ya seas padre, madre, maestro, abuelo, etc.) puedes consultar nuestros servicios actuales (escuelitatalleres familiares Cafés pedagógicos) o contactar directamente con nosotras. Si crees que esta información puede ser útil a otras personas y proyectos, por favor, compártelo.

martes, 2 de julio de 2019

Receta Tarta fría de queso y fresas

Los niños necesitan nutrirse de la vida del hogar y la cocina puede ser una gran oportunidad para ello.

Hoy te dejamos la receta de un sencillo y delicioso pastel que preparamos en nuestro casal de verano. No se necesita horno y se sirve en frío, así que puede ser una gran opción como postre o incluso para una merienda especial.


Las cantidades que te ponemos están pensadas para hacer unas 15 raciones. Para ello utilizamos vasitos de cristal de yogur reutilizados.

Recuerda que si prefieres hacer menos raciones, tendrás que modificar las cantidades. Si cocinas con niños más grandes, puede ser una buena oportunidad para poner en práctica las matemáticas y que ellos mismos calculen las proporciones.

¿Qué necesitas?

  • 600 gr queso de untar
  • 10 yogures
  • 23 galletas
  • 15 fresas de tamaño grande o 30 fresas pequeñas
  • Hojas de menta para decorar
  • 15 vasitos (los de yogur de cristal son ideales)
  • 1 bol y 1 varilla
Si alguno de los productos (como las fresas o la menta) pueden ser cultivados y recolectados por ellos mismos, será mucho más enriquecedor para los niños. En nuestro caso, los pequeños recolectaron menta de nuestro patio.

¿Qué pasos hay que seguir?

  1. Mete las galletas en una bolsa de plástico y machácalas. Para ello puedes utilizar un vaso si lo prefieres.
  2. Reparte la galleta machacada (tiene que quedar como arena) en los 15 vasitos.
  3. Coge un bol y vierte el queso de untar y los yogures.
  4. Coge una varilla y mézclalo bien hasta que quede con una textura uniforme.
  5. Rellena los vasitos con la mezcla obtenida un poco más de ¾ del vaso.
  6. Lava las fresas y trocéalas a daditos.
  7. Con una cuchara coloca las fresas en la parte superior del vasito.
  8. Lava la menta y coloca una hoja en cada vasito.

¡Enhorabuena! Tu tarta de queso y fresas está lista.


Es mejor, que la conserves en la nevera hasta la hora de comerla.

Si pruebas la receta, nos encantará leer tus comentarios y saber qué te ha parecido.

.............................

Si quieres recibir cómodamente más información sobre actividades inspiradas, por favor, date de alta en nuestra newsletter.

Si lo que buscas es un sitio para tu hijo o un lugar que te ayude a crecer como acompañante (ya seas padre, madre, maestro, abuelo, etc.) puedes consultar nuestros servicios actuales (escuelitatalleres familiares Cafés pedagógicos) o contactar directamente con nosotras. Si crees que esta información puede ser útil a otras personas y proyectos, por favor, compártelo.

¡Y recuerda que otra realidad educativa es posible!

viernes, 21 de junio de 2019

Cómo celebrar el solsticio de verano con niños (con DIY)

El solsticio de verano nos trae la llegada de esta nueva estación que para muchos supone también la llegada de las vacaciones y del buen tiempo, pudiendo disfrutar más de la familia y de las actividades al aire libre ya que también hay más horas de luz.

¿Qué es el solsticio de verano?


El solsticio de verano es el momento en que el sol alcanza su mayor altura en referencia a la Tierra, provocando que vivamos el día más largo y la noche más corta del año, ya que debido a su inclinación recibe más luz solar que en cualquier otro día del año. 

En nuestro hemisferio este fenómeno se produce el 21 de junio y marca el inicio del verano. 

¿Cuándo celebramos la llegada del Verano?


En nuestro país se celebra la llegada del verano la noche de San Juan, que es el 23 de junio y popularmente se conoce como la más corta del año, pero no es así. Mucha gente desconoce que en realidad la fiesta de San Juan proviene del cristianismo y que esta fue creada en sustitución a la festividad pagana del solsticio de verano. 


¿Cómo celebrar el solsticio de verano con niños? 


El verano es la estación del año en la que la naturaleza se muestra en todo su esplendor después del despertar en primavera. Para los niños (y algunos adultos) el verano es sinónimo de vacaciones, diversión al aire libre y buen tiempo.

Para celebrar la llegada del verano te proponemos hacerlo al aire libre, para conectar con la ciclicidad expansiva de la naturaleza: 

  • Puedes celebrar una pequeña fiesta con amigos preparando un picnic y jugando al aire libre en el parque. Hay infinidad de propuestas sencillas y baratas que puedes proponerles (pintar con tizas gigantes, hacer burbujas de jabón,…) 

  • Cenar al aire libre y contemplar las estrellas. No hace faltar tener un patio o terraza gigantes. Con un pequeño balcón puede ser suficiente. No olvides incorporar una velita o un anillo de cumpleaños simbólico con velas en la cena para conectar con el fuego. Ya te hablamos de la importancia de que los niños conecten con el fuego aquí. 

  • Haz una ‘estrella Waldorf Sol’ y cuélgala en la ventana para simbolizar el día con más luz solar. Te dejamos el tutorial más abajo.
  • Disfruta de caminar descalzo 

  • Prepara una mesa de las estaciones de verano para ir incorporando tesoros de recolectes 
  • Recolecta y consume frutas y hortalizas de temporada. Hay plantas sencillas que puedes tener en casa: fresas, tomates, pepinos, menta,… 

DIY ¿Cómo preparar una ‘Estrella Waldorf Sol’? 

Preparar estrellas Waldorf es una actividad muy entretenida y relajante. Una vez que lo pruebas no puedes dejar de crear. En nuestro último tarde de Juego en familia, las pa-madres y hermanos mayores crearon su estrella Waldorf Sol para colocarla en el hogar.

Si tu quieres crear la tuya en casa, es muy sencillo siguiendo este paso a paso:

Necesitarás: 


  • Papel encerado de color amarillo. Puedes encontrarlo aquí o aquí
  • Cútex o tijeras 
  • Pegamento 

Paso a paso: 


  • Coge 16 cuadrados iguales amarillos. Para que no te quede una estrella gigante puedes coger 4 hojas de 14x14 cm y dividirla en 4 partes iguales. Así tendrás 16 cuadrados perfectos. 
  • Dobla cada cuadrado siguiendo los siguientes pasos y engánchalos siguiendo el patrón. 
  • Y ya solo tienes que colgarla en la ventana. Puedes engancharla con un poco de pegamento de barra


Si quieres descubrir cómo crear más estrellas Waldorf, puedes verlo aquí y aquí.

Feliz solsticio de verano y feliz San Juan lo celebres como lo celebres

Si quieres recibir cómodamente más información sobre actividades inspiradas, por favor, date de alta en nuestra newsletter.


Si lo que buscas es un sitio para tu hijo o un lugar que te ayude a crecer como acompañante (ya seas padre, madre, maestro, abuelo, etc.) puedes consultar nuestros servicios actuales (escuelitatalleres familiares Cafés pedagógicos) o contactar directamente con nosotras. Si crees que esta información puede ser útil a otras personas y proyectos, por favor, compártelo.

¡Y recuerda que otra realidad educativa es posible!